Home CULTURAL Libro de la Historia del Regimiento de Infantería Palma-47

Libro de la Historia del Regimiento de Infantería Palma-47

Decidida la redacción de un libro que conmemorara la historia del Palma 47, había que definir sus parámetros: extensión y contenido.

Establecer la extensión del libro no era cuestión menor: demasiado largo no se lo leería nadie, y demasiado corto no honraría al regimiento como se merece.

En cuanto al contenido, teníamos claro que no debía ser un mero recopilatorio de historiales y diarios de operaciones. Queríamos que fuera un homenaje a esos 150 años de historia y servicio, la inmensa mayoría de ellos en Palma. El viejo Cuartel del Carmen sigue vivo en el corazón de muchos mallorquines, bien de nacimiento bien de adopción porque, procedentes de otros orígenes, aquí se quedaron tras su servicio militar.

Tampoco nos agradaba la idea de un libro de miscelánea, que si bien podía resultar curioso e incluso ameno, dejaría huérfano el espíritu del regimiento y hueca su historia.

Nuestra idea era enfatizar la profunda y larga interrelación entre la unidad y la sociedad balear, puesto que la historia de ambas son indisociables, son una sola. Por ello decidimos integrar las efemérides del regimiento en el conjunto más amplio del entorno histórico general, la evolución militar y la historia local. La historia de una unidad no puede desligarse del entorno en el que se desarrolla, y mucho menos en el caso del Palma 47.

Autores del libro (de izq a der) Miguel José Deyá Bauzá, Juan José Negreira Parets y Juan Bernardo Albertí Dumas (foto de Tony Carbonell)

Por ello, además de los diarios de operaciones y los historiales, necesarios para que el libro pueda servir de referencia a ulteriores trabajos, se incluyen resúmenes del entorno histórico y social que los pongan en contexto.

Cabe señalar que, como aspiramos a un público muy amplio que no necesariamente tenga experiencia o conocimientos militares, hemos reducido en lo posible los acrónimos y, por otra parte, hemos optado por usar abreviaturas más intuitivas, aunque no se correspondan en absoluto con el Reglamento de Abreviatura Militares.

El RI 47 de maniobras en Chinchilla, 2015

Estructura

Un primer capítulo pone al lector en antecedentes de los problemas de la defensa y el ejército en España en el s.XIX, y de la defensa y guarnición de las islas hasta la llegada de nuestro regimiento como unidad residente en 1880. Establecido el contexto histórico de partida, iniciamos un recorrido cronológico articulado en sucesivos capítulos marcados por hitos muy característicos.

El primero será la 3ª Guerra Carlista y los hechos de armas de los batallones que en 1877 darían origen[1] al Regimiento Filipinas 52. En este punto quiero recordar que la antigüedad de una unidad la determina el más antiguo de los componentes que le diera origen, que en nuestro caso fue Bón. de Reserva Huesca nº 54, de 1872[2].

En los capítulos siguientes se tratarán el traslado del regimiento a Baleares y, con más detalle, la participación de sus soldados en las campañas de Ultramar. Tras el Desastre, y ya con el nombre de Regimiento de Baleares nº 1 y luego Palma 61, se encargará de la guarnición de Mallorca y también enviará tropas a la campaña del Rif[3].

Los años que siguen serán convulsos y en la Guerra Civil, el ahora Palma 36 movilizará nada menos que 14 batallones, con un total de 17.000 hombres en filas.

La Segunda Guerra Mundial será objeto de un capítulo específico. En esos críticos años, nuestro regimiento, junto con el resto de la guarnición, defenderá la soberanía e integridad nacionales ante una posible acción hostil de cualquiera de los contendientes. Una época en la que los regimientos de infantería baleares cuentan con una orgánica específica y particular, adaptada a las necesidades defensivas insulares.

De la posguerra a la Constitución de 1978 es un capítulo que recoge unos años de guarnición, pocos recursos y mucho trabajo, que se solapan con el despegue económico de España. Un despegue en el que las FF.AA. y nuestro regimiento participarán muy activamente tanto con los cursos de alfabetización, culturización y capacitación profesional que imparten, como porque el SMO facilitaba a los reclutas de entonces una movilidad geográfica y social que estaba fuera del alcance de sus medios. Para muchos, las puertas del cuartel serán una puerta a un nuevo futuro.

El RI 47 realizando una marcha

El último cuarto del s.XX supondrá un cambio radical de paradigma, tanto militar como social. Serán los años de los sucesivos Planes de reducción y reorganización de nuestro Ejército, no por necesarios menos traumáticos. Serán los años de la incorporación a la OTAN (1982), que va a exigir nuevos aprendizajes y más esfuerzo. Serán los años de la reducción de SMO, de los objetores e insumisos, de la progresiva profesionalización de nuestras FF.AA. y, finalmente, de la suspensión del SMO[4] (2001); en resumen, más esfuerzo. Son los años de la incorporación de la mujer (1988) a los Ejércitos y también de la participación en cada vez más operaciones en el extranjero, las “Misiones”. En cierto modo, el ir de “misión” se convertirá para nuestros militares en algo tan común como lo fuera para los religiosos españoles desde el s.XVI, y hasta diría que con el mismo objetivo: proteger y ayudar a la población de la zona. De hecho, y no es casual, el lema del Regimiento, “Adelante, siempre adelante”, es precisamente el mismo del gran misionero mallorquín Fray Junípero Serra.

Foto del archivo de Fotos Antiguas de Mallorca

Naturalmente, todo ello supondrá más dedicación y esfuerzo.

El último capítulo se dedica al s.XXI y a los nuevos retos que plantea. O no tan nuevos: si a finales del s.XIX las periódicas “pestes” obligaban a establecer cordones sanitarios, desde el primer día de la pandemia que aún nos castiga, el Palma 47 ha estado siempre en primera línea aportando personal y recursos (operaciones Balmis y Baluarte), sin mirar horario ni calendario, sin abandonar su función primaria, la defensa de Baleares, ni su participación en múltiples misiones exteriores por todo el mundo.

150 años de Historia dan para mucho: tradición, servicio, lealtad, sacrificio, valor y entrega, sea frente al enemigo, una catástrofe natural o una epidemia. Siempre haciendo honor a su Bandera y su nombre.

Y por ello nos sentimos profundamente orgullosos de ellos y les dedicamos este libro.


[1] Concretamente, el 27 de julio de 1877

[2] Concretamente, el 28 de febrero de 1872

[3] 1921-1927

[4] Con fecha del 31 de diciembre de 2001

AUTORES: Juan Bernardo Albertí Dumas, Miguel José Deyá Bauzá y Juan José Negreira Parets

Salir de la versión móvil