Home TENDENCIAS Aprender a tocar un instrumento estimula nuestro cerebro y nos ayuda a...

Aprender a tocar un instrumento estimula nuestro cerebro y nos ayuda a ser más felices

En el día a día de millones de seres humanos, la música tiene un papel protagonista acompañándonos allá donde vamos, ya sea por decisión propia, en nuestros auriculares, o porque está presente en los lugares que visitamos o en los contenidos que consumimos. A todos nos gusta y nos influye la música, y si damos el paso y nos adentramos en el universo de aprender a tocar, a manejar un instrumento aunque sea como principiantes, empezaremos a notar los beneficios que puede aportarnos a nuestra salud mental y a nuestro bienestar en general.

Gracias a la cantidad de estudios neurocientíficos realizados utilizando técnicas de neuroimagen, se ha podido observar cómo se activan diversas partes del cerebro al exponer a pacientes a diferentes estímulos, como por ejemplo problemas matemáticos o una sucesión de imágenes. Sin embargo, cuando estos estímulos eran canciones, el cerebro de los pacientes se iluminaba por múltiples zonas a la vez de una forma nunca antes vista.

Tocar un instrumento activa prácticamente todo el cerebro a la vez

Tocar un instrumento activa prácticamente todo el cerebro a la vez y, al igual que pasa con cualquier otro ejercicio, su práctica disciplinada fortalece las funciones cerebrales, permitiéndonos extrapolar ese fortalecimiento a otras actividades de la vida diaria.

Es importante establecer la diferencia entre tocar música y escucharla. Y es que tocar música implica una motricidad fina que se realiza desde los dos hemisferios del cerebro y potencia el puente entre estos, denominado cuerpo calloso, permitiendo que la comunicación entre ambos hemisferios sea más fluida.

Tocar música implica elaborar y comprender su mensaje y contenido emocional, lo que favorece que las personas que tocan un instrumento desarrollen un alto nivel en lo que a funciones ejecutivas se refiere, y un mejor funcionamiento de la memoria, teniendo un mejor almacenamiento y recuperación de recuerdos.

Además, está demostrado que el hecho de tocar un instrumento tiene muchas implicaciones positivas y transformadoras en el ámbito de la salud emocional. En este contexto entra en escena Meloom, un proyecto innovador cuyo objetivo es generar un nuevo paradigma en el sector de la educación musical y la salud. Un proyecto que ha tenido muy en cuenta todos los estudios planteados anteriormente y se ha comprometido a buscar soluciones y salidas para que las personas puedan alcanzar estos objetivos de bienestar emocional de una manera llevadera y práctica.

Tras realizar una observación del mercado de la enseñanza musical, Meloom descubrió que el 70% de las personas tienen interés en aprender a tocar un instrumento de manera amateur, pero que hay dos aspectos actualmente que les limitan. Por un lado, que el modelo de conservatorio está orientado a músicos profesionales y, por otro, la cantidad de información que circula por redes y plataformas como YouTube en las que la diversidad de tutoriales puede generar confusión.

Es en el término medio en el que Meloom se posiciona para ofrecer una visión innovadora de este tipo de aprendizaje, planteando un producto con unas características muy concretas. Se trata de una serie de cursos que fomentan el aprendizaje personalizado con una metodología propia creada por expertos en Educación Musical, que además se apoya en la presencia de artistas (como Santiago Motorizado, Santi Balmes, Jordi Évole y Los Niños Jesús o Rafa Muñoz de Hombres G) con conocimientos demostrados en la materia, y que consta de un programa de impacto social, que tiene como objetivo final la demostración de que las mejoras planteadas en las emociones y aspectos del día a día pueden llegar a alcanzarse mediante el proceso adecuado.

En definitiva y tras exponer toda esta información, llegamos a la conclusión de que existe una amplia evidencia científica respecto a cómo la música y, en particular, el aprendizaje de un instrumento, trae beneficios para la salud mental y el desarrollo de capacidades para afrontar diversas situaciones de la vida. Para apoyar aún más este argumento, concluimos con algunos ejemplos.

LA PALMESANA MAGAZINE

Salir de la versión móvil