Circle Carbon, agricultura orgánica y BioChar

A partir de residuos orgánicos, recortes de árboles y otros residuos agrícolas se elabora el BioChar. Este elemento se mezcla con una combinación de minerales, nutrientes orgánicos y otros residuos de biomasa sin quemar hasta convertirse en abono, dando a los microorganismos el hábitat ideal para convertir la biomasa en un suelo rico en nutrientes. Circle Carbon es la mano humana que imita a la naturaleza con la máxima humildad. Un ciclo de vida que alimenta a la tierra castigada por nuestra forma de trabajarla y unos cultivos alejados de la sostenibilidad que merecen. Cada año perdemos unas 10 mil hectáreas de cultivo, que es el tamaño de Portugal. Según la ONU nos quedan 60 cosechas si no ponemos remedio con alternativas como las que nos presentan el equipo humano de Circle Carbon.

DSC00064.JPG


Astrid Colomar Cofundadora – Coordinadora del proyecto y Christer Söderberg Cofundador – CEO

Este proyecto nace de la mano de Christer Söderberg Cofundador y CEO de Circle Carbon. Este hombre sabio e inquieto, que tras muchos años gestionando grandes empresas, decidió reducir su pisada ecológica dirigiendo un proyecto de siembra de árboles en Brasil, nos redescubre la Terra Preta, un elemento de biomasa muy fértil que se halla en el Amazonas y que data de hace 8 mil años. Un largo proceso, que gracias a las novedosas técnicas de Circle Carbon, pretende acortarlo con biocarbón de calidad.

Existen 3 criterios muy importantes para generar BioChar. El primero es que la obtención sea a través de residuos orgánicos y agrícolas. El segundo es que la finalidad de este biocarbón sea usarlo en la tierra. El tercer criterio es que la biomasa sea local, que no sea importada de India o China.

circle carbon christe.jpg


Christer Söderberg Cofundador – CEO en una pila de compost

La elaboración del biocarbón se realiza a través de la pirólisis. Este proceso implica el calentamiento
de biomasa con poco o sin oxígeno hasta lograr la carbonización. Utilizan una especie de wok gigante y profundo llamado Kontiki. Para crear 250 kilos de BioChar se debe llenar el metro cúbico del Kontiki. Christer reconoce que al quemar la biomasa se produce CO2, pero se captura la mitad en el proceso y con una tecnología más avanzada se podría aprovechar el calor para generar electricidad.

En España cada habitante genera una huella de carbono de 5 toneladas anuales y cada proceso se podría capturar esa cantidad. Todo lo que se hace a partir del secuestro de carbono con fotosíntesis y materia orgánica histórica, tiene un efecto inmediato. Este sumidero de carbono se puede aplicar a la agricultura, que creará más biomasa. De esta forma trabajan con el concepto de una Economía Circular Virtuosa, en contraposición a una Economía Circular neutral (o una economía viciosa de rendimientos cada vez menores).

DSC00073.JPG

Para Christer «en la Economía Circular Virtuosa vemos que la adición acumulativa de nuestro sustrato basado en el Biochar produce ganancias cada vez mayores en la agricultura; más suelos saludables, más crecimiento; más crecimiento, más materia prima de biomasa; más materia prima, más sustrato basado en el Biochar, más crecimiento de plantas y árboles, etc. Más plantas y árboles, más reducción del dióxido de carbono«. ¡Carbono Negativo es Planeta Positivo!.

Agregar el BioChar en el proceso de compostaje hace que los microorganismos se multipliquen exponencialmente. Además se añaden otros minerales y materiales orgánicos para el correcto desarrollo de los microorganismos y la descomposición de la materia orgánica. En un bosque 1 centímetro de tierra fértil se desarrolla en 200 años, en Circle Carbon pueden ofrecer una capa de 10 centímetros que tardaría 2000 años en desarrollarse. Este método permite acelerar este ciclo natural. Se debe devolver las podas a la tierra, no quemarlas.

DSC00071.JPG


Christer Söderberg Cofundador – CEO con un papaya de su cosecha que puede dar 1000 semillas

Después de todo este proceso que puede durar de 6 a 12 meses se obtiene el preciado sustrato, bautizado como, Terra Llum. Para Christer «las propiedades especiales de nuestro sustrato TerraLlum han demostrado ser muy beneficiosas para las plantas, aumentando tanto el rendimiento como la calidad de los productos y devolviendo la vida y la productividad a los árboles frutales. Las propiedades del Biochar y el proceso de producción lo convierten en lo que creemos que es la mejor manera posible de mitigar el cambio climático, capturando el dióxido de carbono y almacenándolo en el suelo, donde pertenece«.

Con la aplicación adecuada del BioChar orgánico, el contenido de humus y la fertilidad del suelo aumentan rápidamente. Esto se refleja en una mejor estructura del suelo (el suelo se vuelve más suelto), un aumento de la absorción de agua y un incremento de la capacidad de almacenamiento de agua (hasta 3 semanas sin regar). Las plantas se vuelven más resistentes a las enfermedades y a las plagas. Especialmente en los años con clima desfavorable, el crecimiento de las plantas se mantiene sano y los rendimientos son estables.

Os invitamos a que conozcáis el proceso de obtención del BioChard y sus aplicaciones y resultados en la tierra en el vídeo que sigue a continuación.

DALE PLAY AL VÍDEO [REPORTAJE COMPLETO]

Entra en la web de Circle Carbon para conocer los productos y puntos de venta de la marca.

CIRCLE CARBON

https://circlecarbon.com/

https://www.instagram.com/circlecarbonlabs/

https://www.facebook.com/circlecarbonlabs/

LA PALMESANA MAGAZINE

https://www.instagram.com/la_palmesana_magazine/

https://www.facebook.com/La-Palmesana-Magazine-104202597843078

https://twitter.com/La_Palmesana