El abordaje vital de Carlos Hellín

Aunque la foto de portada, de la sesión que le hemos realizado a Carlos Hellín, poco tenga que ver con su profesión, el hecho de verle armado con una sierra de calar en la obra que se realiza en el local de su futuro proyecto audiovisual, nos da una idea del empeño, la dedicación y la calidad que le da a cada uno de sus trabajos. Una firma reconocible después de haber clavado las tablas, de haber llevado a flote cualquier casco. No hay envergadura que se le resista. Artesano de patrones y ciclones, empuja la tramuntana con su visor óptico y edita las plataformas del puerto que se van llenando de barcos y espectadores en un ángulo que todavía no se ha inventado.

Si yo volviera a ser soldado le querría capitaneando los gatillos contra la tierra mojada, los abordajes de fierro y las botaduras ardiendo en nombre de alguna corona oxidada. La benevolencia de sus estocazos contra un enemigo invisible. Levar anclas hacia tierras inhóspitas al grito de «Acción» hasta que se apaguen las luces. Monitorizar sus planos de riesgo frente a una eslora que roza la sal crujiendo un ciclón. Aquí no hay tiempo para dormir si en su estudio hay una bombilla encendida. Solo hasta que apague su puro cohiba al borde de la medianoche, mientras silba alguna melodía al mando de su timón.

Madrileño de casta y de pasta isleño, desde los 4, que aquí supo comprender lo que es vivir aislado y pegar un salto lo antes posible para renovarse y no morir. A pesar de no tener claro qué quería ser de mayor se tiró por una carrera que no se estilaba por aquí. Audiovisuales. Se mira pero no se toca. Todo claro. Acabó y se quedó en la tele trabajando en programas de gran audiencia como en la producción de Gran Hermano. Ha vivido lo que es el estrés de los informativos, la punta de lanza de las cadenas. Sabe el precio que se paga por estar ahí los primeros «eres un puto reloj con patas«. Las audiencias mandan, los directos mandan. Pero fue precisamente esa actividad lo que le curtió para lo que había sido enviado. En 2013 fundó su propia empresa audiovisual, RECBLAU, especializada en náutica, pionera en la escena balear. Y creció, vaya si creció, como la ola que esperaba Patrick Swayze en «Le llaman Bodhi». Eventos deportivos, clubes, empresas náuticas, competiciones nacionales e internacionales. Y no solo eso, produce y dirige «Passió per la Mar» (Canal 4), un programa sobre la actualidad marítima de Baleares, no dejéis de visitar su web.

la palmesana-08268.jpg

ENTREVISTA

Gran Hermano ha sido un fenómeno de masas que pasará la historia de nuestro país, incluso sus participantes son influencers del momento ¿Cómo es trabajar en un programa de esa envergadura? ¿Qué funciones realizabas? ¿Recuerdas alguna anécdota en particular?

Anécdotas, muchas, muchísimas. Destacaría que la gente flipa más del hecho de que trabajes en TV que uno mismo. Creo que es igual que cualquier otro trabajo, pero hay mucho desconocimiento y juega en favor de su popularidad que es el medio de mucho famoseo y celebrities, pero no es para tanto. Realmente, ni Telecinco ni sus realities son referencias que me representan o definan, pero si es verdad, que al haber estado en departamentos de producción de cadenas como Tele 5, IB3 tanto en Madrid (en FORTA, Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómico) como en Mallorca me han dado muchas tablas para trabajar de forma muy profesional y con una autoexigencia demasiado alta en la que no dejas de mirar por el producto que realizas y siempre muy atento a audiencias generadas, en la privada, porque en la pública ese dato pasa a un segundo o tercer plano. En TV empecé de operador de cámara en la delegación de TVE en Baleares como becario, y de ahí pasé a producción. A día de hoy me encanta combinar esas dos facetas, una más creativa y la otra más productiva como su propio nombre indica. Trabajar en cadenas de primer nivel te da muchas tablas para valorar si ese estrés que te genera tu día a día merece la pena y si realmente vas a estar ahí el resto de tu vida. En mi caso agradezco mucho cada minuto que pasé siendo parte del equipo de cada TV en la que he estado. Pero fueron como una base de hormigón para emprender mi labor profesional por mi cuenta, cosa que considero que es lo que tenía que hacer, mi firma, sin duda.

Como en todos los trabajos siempre hay un componente de estrés, pero da la sensación que en televisión tiene que ser exagerado. ¿Nos puedes hablar de esas situaciones?

Todo el mundo cuando empieza un trabajo, si lo quiere hacer bien y tienen un espíritu de superación se pone muy nervioso. Para mi la televisión se divide en 2 posibilidades depende en el tipo de programa en el que estés si es pública o privada, la exigencia es mayor o menor. Y luego depende del formato del programa. Formatos de programa como informativos donde la actualidad manda, donde tienes que correr para conseguir algo, para que se haga un directo en un sitio, estar allí el primero, sacar billetes, a nivel de producción movilizar equipos, lo haces a toda leche. no te das cuenta y te va metiendo en una espiral de velocidad y cuando te das cuenta y quieres bajarte, te falta algo y es ahí donde se genera la ansiedad y el estrés. La competitividad férrea entre cadenas, el hacer las cosas bien, que las audiencias mandan, ese es otro tipo de estrés.

la palmesana-08283.jpg

Al finalizar el C.O.U. decides dar un salto e irte a estudiar una carrera que en aquella época no se cursaba en la isla ¿Qué tal fue la experiencia?

Tras acabar el C.O.U. (que por cierto lo repetí) hice Selectividad y sabia que me quería ir. Necesitaba salir de la isla. Se me hacía muy pequeña y estaba hastiado. Odiaba el sistema educativo (siendo sincero, espero que haya cambiado) y no tenía ni idea de qué quería hacer. Sabía que algo tenía que estudiar, pero para «cuando fuese mayor» en mi cabeza tenía estudiar Arquitectura, Comunicación Audiovisual, Enfermería, Fisioterapia, Medicina (todas las ramas clínicas, imagino que por herencia de mis padres, profesionales del mundo sanitario). Al final, recuerdo que elegí la que creía más atractiva y práctica, sobre todo, porque la vi fácil. Así que tras acabar la carrera de Audiovisuales, me quedé en Madrid trabajando y estudiando un Máster en Gestión de Empresas de Radiotelevisión, y en 2008 tuve la posibilidad de volver a casa gracias a que en IB3 me plantearon trasladarme y dejar el centro territorial de IB3 en Madrid. Me costó tomar la decisión, pero creo que como me lo ofrecieron en mayo, el calor y el pensar en un verano en Mallorca decantaron la balanza (risas).

Eres profesor de Audiovisuales en el EDIB, ¿Cuál es la materia que impartes? ¿Cómo valoras a los profesionales audiovisuales del futuro? ¿Existe un mercado en Baleares?

Soy profesor de Técnicas de Cámara y Vídeo, además de Producción para TV. De primer y último curso del plan de estudios de audiovisuales. Nada más llegar a Palma, un amigo dejaba de dar clases en la escuela EDIB, perteneciente a la Escuela Fleming y me comentó si me interesaba sustituirle. Al principio lo veía como una locura, pero como me va la marcha, accedí. Ya llevo 12 años, y la verdad es que pese a que ha habido cursos mejores y peores, estoy encantado, porque dar clases es algo que te mantiene al día por devoción y por obligación, además que aprendes también de los alumnos, de sus gustos e inquietudes. Me gusta mucho ver como evolucionan, obviamente a distintos niveles, pero siempre hay un grupo de alumnos que hace que valga la pena, porque el orgullo es máximo. Sí existe mercado. Algo hay, pero como en todo, también hay mucha competencia y hay que estar más que preparado para cuando le llegue la oportunidad a cada uno.

GW6_3611-2.jpg

Recordando tu época de estudiante en la licenciatura de Audiovisuales, ahora que te toca estar a ti detrás del atril ¿Qué valoras más de un profesor? ¿Ha cambiado mucho la metodología?

Creo que un profesor no debe ser en absoluto lo que han sido hasta hace muy poco los que yo apodaba como «rompe muñecas» que era ese estereotipo de profe que se ponía a dictar teoría y así hasta que pasaba el tiempo de clase. Quiero pensar que eso ya ha quedado en el pasado. Por mi parte, intento ponerme mentalmente al nivel del alumno para tratar de ver qué inquietudes tiene y cómo atraerles con cada clase y con cada ejercicio. Mi manera de dar clase quizás es lenta, pero puedo asegurar que es super práctica. Les explico cualquier técnica, sin apuntes, ahí unos se quedan con más detalles que otros. Llega el turno de preguntas y apenas hay. Todos parecen haberlo entendido perfectamente. Es entonces cuando les digo que hay que hacer una práctica individual y ahí llegan los primeros choques con la realidad y las cosas no salen como se esperaba. Es entonces cuando les digo que «se aprende cagándola» que no tengan miedo. Volvemos a dar la misma clase ya con más datos, teoría y tecnicismos, y por supuesto, repiten individualmente la práctica, ahí sale perfecta e incluso fluye la creatividad. Esa lección o técnica no se les olvida.

Debido a la declaración del Estado de Alarma las clases se han suspendido hasta nueva orden ¿Qué tal está siendo impartirlas de forma online?

Hacemos clases por videoconferencia con el mismo horario que realizábamos antes del confinamiento, Pero es una pena, porque el covid 19 está haciendo que siendo unos estudios de corte práctico, sea algo duro. Principalmente porque los alumnos tienen algo de material, pero mucho de lo que hace que un resultado final sea profesional, como sliders, grúas, dolly, trípodes profesionales, fondos chroma key, iluminación o el uso del estudio no son accesibles al estar en el centro, con lo que hay que sacar el temario desde casa, con poco material y mucha imaginación. Aún así tengo que reconocer que los alumnos me están sorprendiendo gratamente.

WhatsApp Image 2020-04-26 at 10.58.37.jpeg

Después de trabajar en la tele durante 10 años decides emprender tu propia empresa de audiovisuales. Te conviertes en CEO, en comercial, en community manager ¿Cómo se gestiona toda esa actividad en un sector tan complicado?

Pues como sabes, me encanta la TV, pero tras 10 años de profesión, mi padre enfermó y falleció relativamente joven, tenía 57 y siendo un referente muy fuerte para mi, me hizo replantearme muchas cosas. Veía que tenía que dar el salto y apostar por algo que me rondaba la cabeza constantemente, que era montármelo por mi cuenta. En IB3 empezaron a llegar muchas tandas de despidos en Navidad, ERES, subcontratas cada vez más surrealistas y empezó a ser cada vez más normal que no se supiese con certeza cómo estaba el entorno en el que trabajabas. Veía que quería producir pero también controlar las relaciones con el cliente y conocer al día y euro arriba, euro abajo, como iban las cuentas, ingresos, beneficios y demás detalles vitales. Fue entonces cuando me despedí de mis compañeros y gasté lo que tenía en montar uno de mis sueños, compré lo necesario para montar una pequeña productora audiovisual en 2013, justo cuando apenas los drones empezaban a ser una realidad. Mi idea era fusionar mis dos pasiones, la producción audiovisual y la náutica, ya que no existía nadie que ofreciese a las empresas del sector náutico balear, servicios audiovisuales de calidad para «mostrar» lo que eran capaces de hacer. Y de hecho, de ahí viene el nombre de la productora. Mis padres tenían un pequeño velero que se llamaba Drac Blau, en homenaje al barco que me conectó al mar, bauticé mi productora con el nombre de REC BLAU Audiovisuales.

Eres un referente de los contenidos marítimos de las islas y tienes un programa que es referencia para los amantes del mar ¿Cuándo nació tu «Passió per la Mar»?

Como comentaba, aprendí a navegar en Calanova cuando era un crío. Cursos de vela en verano y después me descolgué hasta que mis padres compraron un Kayteret (velero construido en Mallorca). Después llegó el periplo por Madrid y cada vez que venía a Palma, era aterrizar y si podíamos, íbamos al barco antes que a casa. Me ofrecieron la posibilidad de ser miembro de la academia de la TV y tras ingresar, poco después de montar la productora, desde la academia de la TV empecé a trabajar en la creación del formato de un programa propio, y gracias a la cantidad de clientes e ideas de reportajes que se nos ocurrían, todo derivó como germen de un programa de TV pionero en Baleares de temática náutica. Emitimos en IB3 y por eso lo titulamos en catalán, «Passió per la Mar». Nació con más ganas que apoyos por parte de la cadena. Por eso al poco nos llevamos el programa a Canal 4 TV, donde nos abrieron las puertas de par en par y nos tratan mejor que bien. A día de hoy llevamos 4 años produciendo un programa de TV y otro de radio. Parece fácil pero al estar en un medio privado tenemos que agradecer a nuestros patrocinadores lo fácil que nos lo ponen. Sin ellos, emitir y producir nuestro formato radiotelevisivo, sería impensable.

CARLOSHELLIN_3.jpg

Actualmente «Passió per la Mar» se emite en Canal 4, ¿cuáles son los entresijos de una producción como la tuya?

Lo que intentamos con «Passió per la Mar» es acercar el mar y la actualidad náutica de una forma fácil y sencilla, con un lenguaje muy sencillo y llano, a los que son profanos del mar y no tienen ni idea de este mundillo, como tratar de sorprender a los que son expertos y apasionados. Sin duda un reto, un programa de radio y otro de TV con muchas secciones, consejos, reportajes, entrevistas. Un aluvión de trabajo que hacemos con cariño, ganas y profesionalidad que sin duda marcan la calidad final que buscamos en el producto que en parte nos define. Al final todo esto se recoge en www.passioperlamar.com, web que dada la demanda actual de contenidos, era más que necesario plantear que todo el material generado acabe ahí para poder ser visitada en cualquier momento y por cualquier persona.

Estáis en todos los eventos del verano, Copa del Rey etc ¿Cómo os equipáis por este tipo de trabajos?

No en todos, es verdad que trabajamos bastante, pero al final es como todo, saber organizarte, saber qué tienes que hacer, a qué te enfrentas y prepararte tanto personalmente, como equipo. Conocer tus posibilidades, material y por supuesto creo que es lo más importante, contar con la oportunidad de demostrar lo que sabes hacer. Si además en estos proyectos cuentas con el mejor equipo no podía ir mejor. Es cierto que se trabaja muy bien solo, pero no hay color, existen demasiadas limitaciones. Uno solo no llega a todo, pero nos encanta mojarnos como reza nuestro hastag y eslogan, #nosencantamojarnos. En cuanto al equipo técnico, tenemos cámaras de acción, subacuáticas, estabilizadores, grúas, sliders, drones y millones de gadgets que aunque solo se usen para un plano en un proyecto, ya merece la pena haberlos usado. Hoy en día el mercado audiovisual pide dinamismo y ritmo, tienes que conseguir atraer al espectador con imágenes muy espectaculares y novedosas, para eso hay que estrujarse el coco y saber qué quieres hacer previamente porque no vale improvisar. Tienes menos de un minuto para demostrar y resumir un proyecto, un evento o lo que te hayan encargado.

CARLOSHELLIN_2.jpg

Tienes un nuevo proyecto en marcha ¿quieres contarnos en qué va a consistir?

Pues sí, mi cabeza no para y en pro de ganar en calidad de vida, se alinearon los astros y he tenido muchas facilidades para poder ponerme a construir desde cero, unas instalaciones que serán el nuevo dentro de trabajo de RECBLAU. Tal y como hice cuando monté la productora, he invertido hasta el último euro del que disponía y estamos a punto de terminar unas obras en el local de debajo de casa, de manera que ¡ya se donde va a hacer los deberes mi hijo!. Risas aparte, creo que son unas instalaciones de primera, muy pensadas, seguras y adaptadas, en el centro de Palma, pegado a Plaza España, con parking, estudio insonorizado para vídeo y foto, trus de iluminación, cabina de locución, sala de realización y edición, mucho almacén. Sin duda, nos permitirá dar pasos de gigante en cuanto nos instalemos. Espero que el confinamiento nos deje hacer la mudanza lo antes posible. Siguiendo esta línea, al ver que en estas nuevas instalaciones cabíamos más, le planteé a dos colegas de gremio cómo veían la idea de montar otra productora, con nombre propio y que no tocase la temática náutica, así cada una crecería de manera autónoma dentro de sus sectores, así que ahí estamos. Volviendo a levantar algo con la experiencia de haberlo hecho antes, y sabiendo dónde no perder el tiempo y dónde apretar como si no hubiese un mañana. No puede desvelar aún el nombre pero crecerá fuerte.

¿Qué es lo que más te gusta de Palma?

Lo que más me gusta de Palma, muchas cosas, lo primero que es mi ciudad y me siento orgulloso de ella. Moverme en bici de punta a punta es muy agradable, pero quizás lo que más me gusta, se lo están cargando, que son las terrazas, me gusta mucho tomar un llonguet en el Bar Bosch, la Bodega La Viña de la calle Santa Clara, pero el ambiente que tanto ha costado conseguir lo están destripando y no entiendo el por qué. No creo que la ciudad sea solo para el que la habita, y sé que no llueve a gusto de todos, pero Palma es una ciudad que para mi, mejora con ambiente.

la palmesana-08275.jpg

Una peli, un libro, un disco

Películas, me gustan las películas realistas, que me cuenten una historia que me llegue y me entretenga, pero no me gusta nada la ciencia ficción. Soy de 1982 y no por ello he tenido una infancia dura a nivel cinéfilo, pero no me encajan los disparos de plasma, ni los saltos en el tiempo, ni humanos que vuelan ni tampoco resurrecciones ni teletransportes raros. Así como veo algo, mi cabeza se pone a pensar en otras cosas. Destacaría «Solas», de Benito Zambrano, «Celda 211», La trilogía del «Padrino», «La lista de Schindler» entre muchas otras. Libros, apenas leo libros, sí mucho sobre mi gremio, pero literatura, nunca me ha gustado. No he sabido concentrarme para leer o aún no me ha enganchado. Espero que sea la 2ª opción. Disco, cualquiera de rock clásico, heavy, grunge, un disco que no me canso de escuchar es el Black álbum de Metallica y siendo sincero me encantaba la música Made in Mallorca de los años 90, Sexy Sadie, Sunflowers, Mineralwater, Doctor Martin Clavo, FoolsKin, Dawhoolenchilada, Lois Lane, La Granja. Grupazos locales que sin duda marcaron mi juventud.

RECBLAU AUDIOVISUALES

PASSIÓ PER LA MAR