Home CULTURAL Marga Melià, las vidas que cuentan sus labios

Marga Melià, las vidas que cuentan sus labios

Marga Melià

Hemos plantado un árbol con Marga Melià, una «Ficus Nítida» como quien coge un tramo de cuerda y hace una comba. El lugar escogido ha sido el Parc de sa Riera aprovechando la campaña del Ajuntament de Palma «Objectiu 10.000 arbres» y acompañados por Fran y Modu, 2 jardineros profesionales que pertenecen a la brigada de «Parcs i Jardins» del Auntament de Palma. Marga se ha mostrado atenta a todas las instrucciones que le ha planteado Fran y ha colocado el árbol en el lugar asignado por el responsable de la brigada.

Marga pertenece a una generación de cineastas y realizadores insulares que han dejado su impronta en multltud de trabajos y reconocimientos en diferentes festivales alrededor del globo como Miguel Eek, Amanda Ferrer o Toni Bestard entre otros. Se licenció en Periodismo y cursó el Máster Internacional de Escritura para TV y Cine (especializándose en Análisis de Guión) en la Universitat Autònoma de Barcelona y siempre tuvo un pulso ligero para la escritura. Tras varios años trabajando de reportera en un diario catalán y escribir el libro de entrevistas, «Soportando el paraíso» (Lunwerg, 2011), apretó su estampa de vesta para lanzarse de lleno a la creación de historias a través del cine. Y en ese prólogo del que todavía colgaban dos frases, se atrevió a rodar un largometraje con un grupo de amigos entre Mallorca y Barcelona

DALE AL PLAY [REPORTAJE COMPLETO]

Su ópera prima fue «Bittersweet Days«  estrenada en el Atlántida Film Festival de 2016 y primer largometraje dirigido por una mujer en las Baleares. Es una película sobre la identidad, el amor, la amistad y el crecimiento personal, que refleja las inquietudes de una serie de treinteañeros en la Barcelona globalizada de hoy; (https://www.filmin.es/pelicula/bittersweet-days). Marga reconoce que «siempre le ha movido la pasión por contar historias» y ese es un lugar en el mundo, capaz de alterar el aleteo de las mariposas antes del kaos para llevarlas del vuelta a una arco iris inmenso. 

En su primer cortometraje «El síndrome del calcetín desparejado» hace una reflexión sobre la felicidad, «un tema al que le doy muchas vueltas«, reconoce. «Cuando nos pensamos que la felicidad la obtendremos cuando logremos un objetivo concreto, como por ejemplo, cuando tenga una familia, cuando tenga este trabajo, cuando consiga esta meta; si nos pensamos que la felicidad la encontraremos así, creo que es un método que no funciona«. Porque los momentos de euforia son efímeros y se retroalimentan de nuevos objetivos que nos devuelven a ese estado de ánimo de alegría desmesurada.

El mundo cinematográfico de Marga está dominado por la estética del cine francés de la Nouvelle Vague o el cine italiano de Ettore Scola con «Una giornata particolare», pero también de cine actual como los «Amantes del círculo polar ártico» de Julio Médem o el Almodóvar de «Mujeres al borde de un ataque de nervios». Pero también se nutre del costumbrismo de las pequeñas bellas cosas de su mundo que se desvive en su memoria repitiendo de forma espléndida patrones sublimes como tender la ropa o su adorado faro de la Colonia de sant Jordi, donde veranea desde la infancia.

Actualmente se encuentra promocionando «Dona» un laureado cortometraje que ella misma define como una historia de «tres generaciones de mujeres marcadas por el destino, marcadas por la violencia machista que viven en un entorno opresivo y asfixiante. El tema central del cortometraje es el silencio. El silencio, muchas veces cómplice, que quiero denunciar y reflexionar sobre él. A veces hacemos las cosas mal por omisión, por no denunciar ciertas prácticas. ¿Por qué surge ese silencio?. ¿Qué miedos esconde?«.

La carrera de Marga se expande en otras disciplinas como la realización de videoclips con un estilo cinematográfico que ensalza ese necesidad constante de contar historias sin limitarse a la mera exposición física de los artistas. Su talento y versatilidad le permiten componer una amalgama visual como la que realiza en los videoclips de Lili’s House o Coriolà. Marga reconoce que «me encanta hacer videoclips porque puedes inventar todo un mundo visual que solo va a durar 3 o 4 minutos. Pero te deja una libertad muy grande para contar un historia«.

DALE AL PLAY [REPORTAJE COMPLETO]

MARGA MELIÀ

INSTAGRAM

FACEBOOK

VIMEO

YOUTUBE 

LA PALMESANA MAGAZINE

WEB

INSTAGRAM

FACEBOOK

TWITTER

Salir de la versión móvil