Home AVIACIÓN BALEAR Primer Torneo Balear de Tomas de Precisión

Primer Torneo Balear de Tomas de Precisión

El pasado 9 de Abril se celebró, en el Aeródromo de Son Albertí, el Primer Torneo Balear de Toma de Precisión. Esta jornada lúdico festiva fue organizada por el Real Aeroclub de Baleares (RACB), el aeródromo de Binissalem y el aeródromo de Son Albertí. Un total de 8 tripulaciones hicieron las delicias de los espectadores amantes de la aviación con esta peculiar prueba, que simula el aterrizaje en un portaviones. Con un ambiente de compañerismo aeronáutico maravilloso, en palabras del presidentes del RACB, Jaime Colombás, la jornada transcurrió en un ambiente festivo.

Los aviones empleados para este prueba fueron desde los biplaza Jodel, a los ultraligeros TECNAM P92 o Cessna 172. Las tripulaciones tuvieron que hacer frente al viento cruzado en la pista de entre 10 y 12 nudos, lo que le dio una emoción añadida a la prueba. Esa exigencia se mantuvo durante el transcurso de toda la prueba y los carruseles que se fueron sucediendo sufrieron las mismas condiciones adversas.

Gabriel Mestres pertenece a la tripulación del RACB y además coordina la prueba
Componentes del RACB que se ocupan de controlar la velocidad del viento y que se cumplan las normas de la prueba

Para el presidente del Real Aeroclub de Baleares (RACB) el campo de vuelo de Son Albertí es extraordinario, con una pista de tierra de 1.000 metros. La realización de esta prueba consistía en realizar, separadamente, un carrusel de 6 aterrizajes de precisión; 3 normales de tipo rally (aproximación con la potencia del motor), y 3 del tipo “power off” (aproximación con el motor en ralentí).

Los circuitos se realizan en viento en cola a 1.000 pies sobre el terreno. A esa altura, las tripulaciones se encontraron con un viento de hasta 23 nudos. Según Jaime Colombás, el circuito se hizo al este del campo de vuelo, para que cuando los pilotos viraran a base se encontraran con el viento de cara para facilitar la configuración del avión e ir adaptando la senda de descenso.

Jaime da valor a la pericia de las tripulaciones para vencer esa desventaja que desestabilizaba los aparatos en corta-final. Pero también se congratula de que los amigos que acudieron a ver el Trofeo disfrutaron de lo aterrizajes, en los que destaca, que jamás se puso en peligro ninguna aeronave.

(de izq a der) La tripulación del RACB, Jaime Colombás y Gabriel Mestres

Salir de la versión móvil