Diez jóvenes del sistema de protección del IMAS finalizan sus estudios

Diez jóvenes del sistema de protección del IMAS finalizan sus estudios

Diez jóvenes que se encuentran dentro del sistema de protección del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) han finalizado con éxito el curso 2021-2022 del programa Alter de integración social y educativa dirigido a alumnos de ESO con un alto riesgo de fracaso escolar y problemas de absentismo significativo. Éste les facilita la posibilidad de combinar la asistencia a las clases del instituto con un aprendizaje de carácter más práctico.

Se trata de un proyecto de escolaridad compartida en convenio con la Consejería de Asuntos Sociales y Deportes del Gobierno de las Islas Baleares con diferentes ayuntamientos y el IMAS, dirigido a jóvenes de entre 14 y 16 años que no logran adaptarse al sistema escolar y
tiene como objetivo principal reducir las cifras de abandono de los estudios. En este curso 2021-22, han participado 300 alumnos de Baleares y 227 empresas colaboradoras. Actualmente el IMAS dispone de 10 plazas por curso escolar (este año han participado 4 chicas y 6 chicos).

El vicepresidente del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales, Jaume Tortella, directora insular de Infancia y Familia, Mari Ángeles Fernández, y la consejera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, han entregado hoy en la sede del IMAS los diplomas que acreditan que estos jóvenes con medida jurídica de declaración de riesgo, guarda o tutela han concluido sus estudios.

Desde la institución insular, se ha coincidido en destacar la importancia de este programa “que es una gran oportunidad para los jóvenes con dificultades de adaptación. Combina la parte formativa con prácticas en empresas relacionadas con sus motivaciones que permiten un primer contacto satisfactorio con el mundo laboral”, ha señalado el vicepresidente Tortella.

La formación del programa Alter puede extenderse durante dos cursos, de septiembre a junio. Cuando finalicen, todos los alumnos que lo deseen pueden o continuar sus estudios de formación profesional básica o empezar a trabajar en las empresas donde han realizado el aprendizaje práctico. Concretamente, este año se han llevado a cabo cursos de aprendiz de mecánica, reparación de neumáticos, chapa y pintura, cocina, repostería, peluquería y estética, informática, jardinería, mozos de cuadra o ayudante de comercio. También han sido
presentes en el acto representantes de las 9 empresas que han acogido a estos jóvenes en prácticas.


“Alter contribuye de forma muy positiva al éxito de los procesos de emancipación. La clave es que individualiza cada caso, prioriza los intereses y motivaciones personales y prima la inserción sociolaboral buscando empresas donde haya posibilidad de una futura inserción
laboral”, ha dicho la directora insular de Infancia y Familia. Una educadora social del IMAS acompaña y hace seguimiento de la evolución de los diez adolescentes que participan. Ésta se encarga también de la búsqueda activa de las empresas y, de forma conjunta con los institutos, configura el horario escolar. La formación del alumnado se estructura en prácticas en empresas de 4 horas durante 3 días en la semana: 2 días van al centro educativo de referencia y un día a la semana participan en un taller de habilidades sociales impartido por profesionales del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales.


La educadora de referencia hace el seguimiento a las empresas con carácter semanal y, junto con el maestro de taller, supervisa todas las cuestiones relacionadas con la formación en el espacio elegido para la parte práctica. Los y las alumnas que han terminado la formación han recibido una acreditación oficial con el número de horas y la nota asignada por la empresa. Tres de ellos tienen posibilidad de seguir trabajando en el mismo sitio donde han hecho las prácticas y cuatro empezarán una formación profesional básica el próximo curso. Los tres restantes, continuarán con el segundo curso del programa para seguir formándose.