InicioCULTURALEl legado histórico del Paseo del Born, testigo de la aristocracia mallorquina...

El legado histórico del Paseo del Born, testigo de la aristocracia mallorquina y la transformación urbana

Published on

El Paseo del Born de Palma, una de las arterias más emblemáticas de la ciudad, es una fascinante amalgama de historia, cultura y vida urbana que se remonta a siglos atrás. Su evolución a lo largo del tiempo ha sido testigo de los cambios políticos, sociales y urbanísticos que han marcado la historia de Palma de Mallorca.

El origen del Paseo del Born se remonta a la época medieval, cuando Palma era una próspera ciudad amurallada con un tejido urbano intrincado y laberíntico. En aquel entonces, el área que ahora ocupa el paseo era un espacio abierto y despejado fuera de las murallas de la ciudad, utilizado principalmente como zona de pastoreo y cultivo.

El Paseo del Born, concebido por el arquitecto madrileño Isidro González Velázquez, refleja la influencia arquitectónica del icónico Paseo del Prado. Comienza en la Plaza de la Reina, destacando por su fuente central, y se extiende hasta la Plaza de Juan Carlos I, conocida como Plaza de las Tortugas, donde se encuentra un majestuoso obelisco sostenido por cuatro tortugas decorativas. Este emblemático paseo es un punto de encuentro en Palma, conocido por sus espacios como el Hort del Rei y la Lonja, así como por albergar las celebraciones de los seguidores del FC Barcelona, Real Madrid y RCD Mallorca.

Con el paso de los años, a medida que Palma crecía y se desarrollaba, el área que rodeaba el paseo se convirtió en un importante centro comercial y residencial. A finales del siglo XVIII y principios del XIX, el paseo comenzó a adquirir su forma actual, con la construcción de elegantes edificios residenciales y comerciales que reflejaban el creciente esplendor de la ciudad.

El año 1860 marca un hito crucial en la historia del Paseo del Born. Durante este tiempo, la Reina Isabel II, acompañada de su esposo Francisco de Asís y sus hijos, realizó una visita a Palma que quedaría grabada en la memoria colectiva de la ciudad. Durante su estancia, la Reina colocó la primera piedra de un monumento conmemorativo en honor a su visita, un gesto que simbolizaba la importancia del paseo como punto de encuentro y esparcimiento para la aristocracia mallorquina.

Sin embargo, apenas ocho años después, la euforia y el orgullo que rodearon la construcción del monumento se vieron ensombrecidos por la furia de un levantamiento popular. En 1868, tras la noticia de la huida de la familia real a Francia debido a la Revolución del 9 de septiembre, el monumento fue arrasado y destruido por un grupo de mallorquines que participaron en los disturbios políticos. Esta trágica demolición marcó el comienzo de una nueva era para el paseo, una era de cambio y transformación urbana.

Las reformas y ampliaciones posteriores del Paseo del Born reflejan el crecimiento y desarrollo de Palma de Mallorca. Desde la prolongación del paseo hasta la reposición del escenario para la banda de música, cada cambio ha dejado su huella en la historia del lugar. La introducción de farolas de gas y la pavimentación del paseo marcaron un avance en la modernización de la ciudad, al tiempo que se mantenía el encanto y la elegancia del lugar.

A lo largo de los años, el Paseo del Borne ha sido el escenario de numerosos eventos culturales y sociales. Desde conciertos de la banda militar hasta románticos paseos nocturnos, el paseo ha sido testigo de innumerables momentos de la vida cotidiana de los habitantes de Palma. Además, la presencia de cafés, horchaterías y otros establecimientos ha convertido al paseo en un punto de encuentro para residentes y visitantes por igual.

Sin embargo, el paseo también ha experimentado momentos de cambio y controversia. La demolición del monumento a Isabel II y la posterior creación de la Plaza de la Reina fueron eventos que marcaron un cambio en la percepción y el uso del espacio. La restauración de las leonas y otras estatuas históricas refleja el compromiso de la comunidad con la preservación de su patrimonio cultural.

Hoy en día, el Paseo del Born continúa siendo un lugar de encuentro y un símbolo de la identidad de Palma de Mallorca. Sus hermosas farolas, bancos de hierro forjado y frondosos árboles son testigos silenciosos de la historia y la vida de la ciudad. A medida que Palma sigue creciendo y cambiando, el Paseo del Born permanece como un recordatorio de su pasado glorioso y un faro de esperanza para su futuro.

Fuente y archivo: Fotos Antiguas de Mallorca

LA PALMESANA MAGAZINE

Latest articles

Inauguración de la exposición ‘Una passejada pels nostres arxius’

Se trata de una muestra que reúne los documentos de más de 20 archivos...

19 equipos emprendedores participan en el programa APTENISA en el ParcBit

Estas sesiones serán una oportunidad para inspirarse y aprender de las experiencias de otros...

Ayudas de Kit Consulting para la digitalización de PYMES

Con una financiación inicial de 150 millones de euros de los fondos NextGenerationEU, esta...

Two Little Rooms – Sant Joan 2024: Concierto de Aina Zanoguera y Gori Matas

No te pierdas la oportunidad de ser parte de esta experiencia musical inolvidable y...

More like this

Inauguración de la exposición ‘Una passejada pels nostres arxius’

Se trata de una muestra que reúne los documentos de más de 20 archivos...

19 equipos emprendedores participan en el programa APTENISA en el ParcBit

Estas sesiones serán una oportunidad para inspirarse y aprender de las experiencias de otros...

Ayudas de Kit Consulting para la digitalización de PYMES

Con una financiación inicial de 150 millones de euros de los fondos NextGenerationEU, esta...