La diseñadora Isabel Gomila abandona Maestros de la Costura

Isabel Gomila

La diseñadora Isabel Gomila, una de las concursantes más queridas de esta edición del talent Maestros de la Costura, abre las puertas de su propio espacio y punto de venta físico en el corazón de Palma de Mallorca y en uno de los barrios más alternativos y artísticos de la isla, donde la holandesa afincada en Mallorca pretende convertir su taller en un epicentro del diseño en el que impulsar, además, la carrera de creadores emergentes.
 

«Está en un barrio que es alternativo, donde hay mucho arte, que es lo que quería. Al principio iba a ser un espacio solo para mis diseños pero, he decidido mostrar el trabajo de jóvenes creadores también, para así apoyar a los que lo necesitan».
 

Isabel Gomila ya fue una de las concursantes más carismáticas en la segunda edición del talent de confección y diseño «Maestros de la Costura». Tanto que, aunque se erigió como finalista, para el público fue sin duda la participante más recordada que, en esta edición, ha vuelto al plató del programa y se ha vuelto a meter al público en el bolsillo con su carisma, talento y buen humor.
 

Ayer, Isabel Gomila abandonaba el taller de Maestros de la Costura para volver a un día a día en el que la diseñadora está involucrada en varios proyectos. Y es que su carrera como diseñadora especializada en kimonos no ha hecho más que implosionar.

De ser la diseñadora oficial de rostros como Itziar Castro, Vanesa Romero, Samantha Vallejo-Nágera o Chanel Terrero, a tener su propio punto físico de venta en el corazón de Madrid de la mano de 15 Segundos Store e inaugurar, este sábado 2 de abril su propio multiespacio de diseño en Palma de Mallorca.

Chanel Terrero, de Isabel Gomila

Isabel Gomila da forma a un concepto que aterriza en el barrio más emblemático de Palma. Un multiespacio que acoge el local que la diseñadora ha reformado en la calle Pes de Formatge, que congrega desde ahora en espacios diferenciados los vestidos de fiesta de la diseñadora y también sus kimonos, prenda que se ha convertido en sello de Isabel Gomila además de en su top ventas, y que complementa su propuesta de vestidos de noche. 
 

También recogerá el trabajo de diseñadores emergentes, para los que la creadora busca convertirse en altavoz apoyando sus propuestas y reuniendo moda en un mismo punto en el corazón de la isla en un lugar de varias estancias que se convierte en un centro neurálgico de moda para la isla.
 

Rodeada de amigos, prensa y caras conocidas, Isabel Gomila disfruta esta nueva etapa profesional aunque diga adiós al talent de costura, un espacio en el que ha sido feliz haciendo lo que más disfruta; dedicarse a tiempo completo a coser y crear.

Isabel Gomila

Sobre Isabel Gomila

Que sea imposible que dos personas coincidan en el mundo con la misma prenda. La diferenciación es para Isabel Gomila la base de su éxito, y por eso, desde el corazón de Mallorca confecciona kimonos únicos a través de técnicas artesanales, estampados elaborados por artistas locales y explosiones de color que, sobretodo, obedecen a una máxima: favorecer a todo el mundo.
 

«Lo que creo que tiene éxito en estas prendas es que tu altura, edad o complexión dan igual, valen para todo el mundo; los lleva mi madre y también mis amigas modelos…»
 

Lo que empezó siendo un hobby acabó siendo su pasión y profesión. Así es como pasó de coleccionar telas y retales de diferentes partes del mundo, a lanzarse de lleno al mundo de la moda con su traslado a Mallorca, donde de la mano del colaborador de Thierry Mugler, José Miró, consolida su identidad como diseñadora.

Isabel Gomila fue la segunda clasificada del reality Maestros de la Costura II (Televisión Española), programa del que salió con un sello propio: la elaboración de ropa de fiesta, con la que ha vestido mil y una noches de la isla balear. Brillos, contrastes, y transparencias marcaron una propuesta que ahora evoluciona hacia los kimonos, en los que se especializa y encuentra su prenda más icónica.
 

Exóticos y coloridos tejidos de la India, pailletes que brillan y vibran en las fiestas más cañeras y, literalmente, ilustraciones que son obras de arte conviven en el universo al que Isabel Gomila da forma.