La EMT renueva la flota con 59 buses nuevos

La EMT renueva la flota con 59 buses nuevos
La EMT renueva la flota con 59 buses nuevos

El alcalde de Palma, Jose Hila, junto con el teniente de alcalde de Movilidad Sostenible, Francesc Dalmau y el gerente de la Empresa Municipal de Transporte (EMT), Mateu Marcús, han presentado hoy la segunda fase de la renovación de la flota de la EMT. Así, la empresa municipal adquirirá 59 nuevos buses, que llegarán entre 2022 y 2023. La inversión prevista es de 25 millones de euros. Esta nueva compra supondrá que el 80 por ciento de la flota de la EMT estará renovada en 2023 y, además, una ampliación de la flota, que pasará de 178 autobuses a 200.


El alcalde de Palma ha afirmado que «los compromisos se demuestran con hechos. Apostamos por el transporte público porque queremos que, cada vez más, la ciudadanía lo emplee, estamos cumpliendo. Nos permite construir una Palma más sostenible, un objetivo de ciudad y una apuesta clara de este gobierno«, ha dicho el alcalde. El concejal de Movilidad Sostenible, por su parte, ha recordado que la renovación «se hizo teniendo en cuenta que se trataba de un proyecto a siete años. Cambiamos el combustible por uno más limpio, con menos impacto ambiental y prestar el mismo servicio«, según Dalmau.


Así, para esta segunda fase de renovación de la flota que se inicia ahora, se ha planificado la adquisición de un total de 59 nuevos buses de las siguientes características:
• Compra de 48 buses de gas natural (reduce un 95% las partículas contaminantes):

  • 44 buses de alta capacidad de 18 metros que suponen una inversión de 17,5 millones de euros.
  • 4 mini buses de 8 metros que darán servicio a pequeñas poblaciones y áreas diseminadas que supongan una inversión de 700.000 euros 

• Adquisición de once unidades de buses eléctricos:

  • 5 unidades de pila de combustible de hidrógeno verde de 12 metros, que supondrán una inversión de 4 millones de euros con subvenciones Horizonte 2020, IDAE y Gobierno.
  • 6 unidades de vehículos eléctricos a batería de 12 metros, que supondrán una inversión de 3,5 millones de euros a través del fondo MITMA/Next Generation de la Unión Europea

En concreto, mañana el Consejo de administración de la EMT Palma adjudicará 44 buses nuevos de 18 metros que fabricará la empresa Scania. La primera fase de la renovación de la flota, iniciada en 2018 y que supuso la compra de 100 buses nuevos de gas natural, se realizó mediante acuerdo marco, que clasificó mediante puntos a los diferentes fabricantes de vehículos que construyeron los buses. De este modo, ahora se hace el segundo pedido, y, tras requerir a las empresas que participaran los precios de las unidades, mañana ya se podrá adjudicar.

2a FASE RENOVACIÓ EMT.jpeg


Esta renovación de la flota permitirá que en 2023 el 60 y el 75 por ciento del servicio se preste con buses de alta capacidad, reforzando los corredores de alta frecuencia. Además, el 80 por ciento de la flota funcionará con gas natural y el 5 por ciento con energía solar. De este modo, el diésel sólo se empleará en un 15 por ciento de la flota y será, por tanto, minoritario.


Los beneficios que esta renovación de la flota aportará para el nuevo servicio son los siguientes:


• La media de edad de los buses pasará de más de 15 años en 2018 a menos de 5 años en 2023.
• Mejores frecuencias.
• Mayor puntualidad.
• Mejor información al usuario sobre el tiempo de llegada del bus.
• Buses más accesibles: toda la flota estará adaptada (actualmente sólo hay dos minibuses no adaptados) y la adquisición de nuevos buses permitirá además implementar nuevas mejoras de accesibilidad a la flota para otros colectivos con diversidad funcional.


En este sentido, el cambio de uso del diesel por el gas natural, el hidrógeno y la energía eléctrica permitirá reducir más de 5000 toneladas de Dióxido de Carbono (Co2) con los 100 buses nuevos y más de 8000 toneladas de cO2 por l 2023 con los 159 buses nuevos. Con el cambio del uso del diesel por el gas natural se puede llegar a reducir el 95 por ciento de las partículas sólidas y el 85 por ciento del dióxido de nitrógeno y se consigue reducir hasta un 25 por ciento el cO2 emitido y en un 50 por ciento la contaminación acústica.