La exposición «Gaudí i les 40 hores» presenta el hallazgo de 3 obras desconocidas de Antoni Gaudí

Gaudí i les 40 hores

El teniente de alcalde de Cultura y Bienestar Social, Antoni Noguera, y el coordinador general de Cultura, Miquel Àngel Contreras, junto con los comisarios de la exposición, Pere Terrasa y María Garganté, así como con Sor Natividad Sanz, priora del Monasterio de Santa Isabel de Palma y presidenta de la Federación de los Monasterios de Monjas de la Orden de San Jerónimo, han presentado la exposición «Gaudí i les 40 hores» en Can Balaguer. En esta presentación también se ha explicado el hallazgo de dos obras desconocidas de Antoni Gaudí en el monasterio de Santa Elisabet (más conocido como Sant Jeroni) en Palma. A estas dos piezas se añade un tapiz que perteneció a la colección de Mn. Guillem Puigserver Munar, presbítero algaidí, y que sin duda formaba parte del mismo proyecto.

Noguera ha explicado que «estamos ante un hecho extraordinario de gran valor cultural y estamos muy emocionados de que el ayuntamiento haya contribuido a que se conozcan unas piezas tan relevantes». En este sentido, Contreras ha remarcado que «el área de Cultura ha entendido que estamos ante un hecho de gran trascendencia artística y es importante que los ciudadanos y ciudadanas de Palma puedan disfrutar de una exposición como esta»

Pere Terrasa, conservador y restaurador de bienes culturales, estaba haciendo el inventario de la colección del convento e identificó en la sacristía dos piezas que, por sus características técnicas y formales, divergían del resto de elementos que forman dicha colección. El hallazgo fueron dos tapices con los anagramas de Cristo, elaborados con panas, terciopelos, partes bordadas, y montados sobre un cañamazo. Asimismo, se conoció la existencia de un tercer tapiz en una colección privada. La autentificación de los 3 tapices está acreditada por María Garganté, historiadora del arte y miembro de la Comisión Artística Asesora del Templo de la Sagrada Familia, que ha participado mediante un vídeo, y el propio Pere Terrasa.

El descubrimiento se podrá ver en Can Balaguer dentro de la exposición “Gaudí i les 40 hores” que se celebrará del 25 de noviembre de 2022 al 28 de febrero de 2023, y donde también se incluirán otras que pertenecen a la col colección del monasterio.

Historia del hallazgo


Nos situamos en el monasterio de Santa Isabel (conocido también como San Jerónimo) en 2016, durante el proceso de inventario de la colección del convento. Pere Terrasa, conservador y restaurador de bienes culturales, identificó en la sacristía dos piezas que, por sus características técnicas y formales, divergían del resto de elementos que forman dicha colección.

El hallazgo fueron dos tapices con los anagramas de Cristo, elaborados con panas, terciopelos, partes bordadas, y montados sobre un cañamazo. Estas prendas se utilizaban en el momento de celebración de las Cuarenta Horas y su importancia radica en que, recientemente, nos han revelado una faceta poco conocida de Gaudí: la del diseño textil, sugerido por la intuición creativa, siempre desbordante, del genial arquitecto catalán. La autoría de estas piezas se ha podido documentar gracias a la publicación Antonio Gaudí. Mi itinerario con el arquitecto de Joan Matamala Flotats (editado en 1960), que describe detalladamente la colaboración, a principios de 1912, del arquitecto catalán con las religiosas de Sant Jeroni para la renovación de los tapices que se utilizaban los días de la liturgia de las Cuarenta Horas. A estas dos piezas se añade un tapiz que perteneció a la colección de Mn. Guillem Puigserver Munar, presbítero algaidí, y que sin duda formaba parte del mismo proyecto.

La crónica es un correlato de los tapices, describiendo con palabras suficientemente precisas tanto la iconografía que debían desplegar como los materiales utilizados. De esta documentación se desprenden dos aspectos interesantes, el primero de los cuales es la recomendación de Antoni Gaudí al presbítero custodio del convento para abaratar gastos. El arquitecto sostenía que se podían utilizar recortes de talleres de tapicería de diferentes texturas y colores, que después se unirían para formar la pieza propiamente dicha – según el mismo relato, algunos de estos recortes se llevaron directamente de Barcelona. Y el segundo aspecto es que el diseño y la muestra para la bordadora que debía confeccionarlos se hizo con elementos naturales como espigas, pámpulos y hojas de todas las gradaciones tonales, que fueron colocados entre dos cristales, para obtener el modelo sobre el que se elaborarían posteriormente los tapices con los recortes de tela.

Desde la Concejalía de Cultura, y dada la relevancia de este hito patrimonial, se ha encargado al Monasterio de Santa Elisabet la producción de una exposición de estos materiales, comisariada por María Garganté, historiadora del arte y miembro de la Comisión Artística Asesora del Templo de la Sagrada Familia, y el propio Pere Terrasa.

Además, aparte de estas tres piezas, también se incluirán otras pertenecientes a la colección del monasterio y que servirán para contextualizar el proyecto gaudiniano. Por eso se presentará el montaje efímero, o semi efímero, que se realizaba en el convento de San Jerónimo para las 40 horas, del que se tienen fotografías de la primera mitad del s. XX, y que sin duda es similar a lo que debería ver Gaudí cuando asistía a esta devoción en el convento de San Jerónimo. Conformando este montaje encontraremos la Portalada y el palis (antependio bordado) de la dormición de Nuestra Señora.

La portalada es un arco de terciopelo bordado con hilos de oro, plata y seda de color que se utilizaba para la Casa Santa y más tarde fue introducido en la celebración de las Cuarenta Horas como elemento que actuaba de marco para la custodia y que se encontraba colgado sobre la Tienda Real que cubría todo el altar mayor. Se trata de una pieza que puede datarse a finales del siglo XV. El palis de la dormición de Nuestra Señora (segunda mitad del s. XV) es de terciopelo carmesí con la escena que le da nombre bordada al centro con hilos de oro, plata y seda. Esta se encuentra enmarcada en los laterales por dos rollos de ornamentación vegetal, igualmente bordados, con los monogramas IHS y XPS. El montaje de las 40 horas incluye también piezas de orfebrería del convento de Sant Jeroni, tal como la Custodia (s. XVIII) y las Sacras de las hermanas Sureda (1699).

Es importante remarcar que las piezas que conformarán la exposición son todas inéditas, por tanto, estamos ante una gran oportunidad para conocer una parte más del patrimonio religioso de la ciudad de Palma.

En torno a la exposición se realizará un ciclo de conferencias a cargo de especialistas en diferentes aspectos destacados de la muestra, así como dos itinerarios navideños, que se completarán con la visita al convento, donde podremos ver una exposición de parte de su fondo cerámico.

Actividades programadas:

● Sábado 26 de noviembre a las 12 h: Conferencia en torno a la conservación del patrimonio textil a cargo de Cyrca

● Sábado 22 de diciembre a las 19 h: Conferencia de María Garganté en torno a los bordados de Antoni Gaudí en Sant Jeroni.

● Sábado 10 de diciembre a las 11 h: Visita al Monasterio de Santa Elisabet, a cargo de Pere Terrasa

● Sábado 7 de enero a las 11 h: Visita al Monasterio de Santa Elisabet, a cargo de Pere Terrasa

● Sábado 28 de enero a las 12 h: Conferencia en torno a los bordados renacentistas de Sant Jeroni, a cargo de Rafael Cornudella

Más información