Laura Dalmau, Mae o el arte de la soledad

Mae o el arte de la soledad es la propuesta de la actriz palmesana Laura Dalmau, que nos sugiere meternos en la piel de una señora mayor que va a celebrar su cumpleaños, «Mae huele a canela y a dulce, a cocina caliente con voces, murmuros y el crepitar del fuego» nos escribe en uno de los muchos Feeds de Instagram en donde ha ido desgranando de este ambicioso proyecto. Este proyecto ha estado en residencia en el Teatre Sans en convenio con el Teatre Principal de Palma.

En palabras de Laura, Mae representa un día en la vida de esta mujer. Es su cumpleaños y va a celebrar una fiesta. «Simplemente que a veces las cosas no salen como uno quiere. Eso lo sabemos todos. Y hay que ser flexible a esa cambio. ¿Qué puede pasar a lo largo de un día?. El espectáculo es muy metafórico, muy visual. Todo tienen doble sentido y hay un mensaje muy grande«.

Durante una gira teatral por el sur de Chile en 2018 descubre a la increíble artista y marionetista belgo-rusa Natacha Belova que la deja completamente impactada. Es en 2019 cuando viaja hasta Bruselas, en donde reside Natacha, para realizar un taller de construcción de títeres que realiza la artista belga. «Ahí nace Mae, se construye el personaje«. La admiración por Natacha durante el periodo de elaboración de la marioneta se acrecentó «todos la mirábamos como enamorados. Es una mujer tan expresiva, tan potente, tan auténtica«.

Mae está elaborada en termoplástico «que se funde con el calor. Entonces es moldeable y al enfriarse se endurece«. El cuerpo del títere es de espuma. «Y luego ya los elementos que tu le añades, el maquillaje, el pelo, complementos, vestuario«. Este tipo de marionetas son de tamaño humano y se las conoce como -marionnette à la porte-, «es un híbrido entre actor y marioneta. Está muy cerca de tu cuerpo, digamos que parte de tu cuerpo es parte del cuerpo de la marioneta. Hay mucha unión«.

DSC08818.JPG

Laura recuerda su periplo con mucha intensidad, ya que el periodo de 15 días del que disponía, no parecía suficiente para finalizar el proyecto. Todas esas emociones y la ayuda del café le permitieron completar el títere.

¿Por qué Mae? ¿Por qué una mujer? ¿Por qué ella?

Según nos confiesa Laura todo este proyecto se ha ido desarrollando de una forma automática «porque una de las condiciones del curso, era fabricar la marioneta con un proyecto, con una idea. Construir un personaje que ya estuviera enfocado en crear un posible espectáculo. De manera natural pensé en una mujer, de avanzada edad. Una señora mayor pero tampoco una abuelita, autosuficiente«. El personaje está influenciado por muchas mujeres. «Ahora cuando voy por la calle y veo a señoras elegantes, que tienen carisma, pienso, -mira esa es Mae, mira otra Mae-. Mae es todas las mujeres en un momento dado, incluso los hombres«.

Mae es un juego de palabras que puede sugerir muchas cosas, por ejemplo, madre en portugués. La mezcla de las iniciales de su madre y abuela, María, Andrea, Esperanza. A partir de ahí empezó a trabajar con la cara de la actriz norteamericana, que escandalizó a los puritanos americanos entre los años 20 y 40, Mae West. «Pero también de mis 2 inspiraciones, mi abuela y mi madre. Empiezo a realizar un trabajo de documentación sobre todas las mujeres de mi vida». Estos rostros le sirvieron para modelar la cabeza de barro. Las arrugas de la cara se las inspiró Bette Davis. «Quería que el rostro tuviera dolor, historia, que tuviera sufrimiento. Creo que es inherente al ser humano. Es la soledad de una persona que es muy nostálgica«.

DSC08822.JPG

Una vez que finalizó la elaboración de la marioneta, regresa a Palma y decide montar el espectáculo. «Empiezo con la dramaturgia y trabajo de una manera trifásica, como los tres actos. Voy a imaginarme tres momentos del día y a partir de ahí empieza a construirse la dramaturgia«. Afirma que este proyecto es una «locura«. Lleva más de un año trabajando sola y encargándose de las demás labores que suelen conformarse con un equipo. Aún así cuenta con un grupo de inspiradores colaboradores que le ayudan en el diseño, difusión y producción del proyecto. Técnico de sonido e iluminación; Jaime Dalmau, Diseño Gráfico; Sebastià Gayà aka Kosmic Soul, Fotografía; Juanjo Alfonso, Ayudante de Dirección; Gus Rodríguez; Edición Audio, David Martín

Laura tiene muchas ganas de que en un futuro haya una dirección «potente«, y una buena escenógrafa que posicione el proyecto en un circuito consolidado. Para ella la opinión del público es muy importante. «Yo creo en la opinión del público«. Reconoce que es un proyecto en evolución, muy flexible. Las funciones que tuvieron lugar el 4,5 y 6 de septiembre en el Teatre Sans, con el aforo completo, fueron un rotundo éxito. Con todas las medidas de seguridad pertinentes, el público pudo disfrutar de esta deliciosa relación marioneta-actriz. Un actuación, que mostró una vez más, la calidad de los espectáculos que se celebran en nuestra ciudad. #culturasegura

DALE AL PLAY (Reportaje completo)