Mario nos Mola

Podemos estar orgullosos de nuestra mallorquinidad cuando en cualquier disciplina deportiva siempre destaca un mallorquín/ina. Y no iba a ser menos en esta sacrificada profesión del triatleta. Mario Mola (Palma, 1990) es nuestro estandarte, tricampeón mundial en 2016, 2017, 2018 y subcampeón en 2019. Es uno de los triatletas más laureados de todos los tiempos. Su primera aparición fue en 2006 y en 2009 ya ganó su primer campeonato mundial Junior.

El Comité Olímpico Español le ha seleccionado como deportista destacado del 2019. El CSD (Consejo Superior de Deportes) ha tenido a bien reconocer la gran labor de nuestro triatleta y le ha concedido el ingreso en la Real Órden del Mérito Deportivo con la medalla de oro. Esta es la más alta distinción que se otorga al deporte en España.

Todo el mundo recuerda aquel agónico final en la Serie Mundial de Triatlón ITU en Cozumel, contra un abatido Jonathan Brownlee. Ese fue su primer campeonato mundial y ya nada iba a ser igual.

Pero lo que nos parece más destacable
de todo esto es la tremenda regularidad
que atesora el discípulo de Joel Filliol.
Durante siete años, a lo largo 62 pruebas, ha sido capaz de correr dentro del
TOP20 y cuando el año pasado acabó en
la posición 26 en la segunda edición de
las Series Mundiales de Bermuda, lleno
de humildad dijo, “Simplemente no tuve
las fuerzas para remediar sobre la bicicleta
lo que estaba ya casi perdido desde la natación. Así son las carreras
”.

Una de las aptitudes que más sorprende
en un deportista volcado en su entrena-
miento y dietas, en su pasión por la economía Lo que le ha llevado a graduarse
en ADE (Administración y Dirección de
Empresas) y a realizar un máster en mercados financieros.

Respecto a esto, “entrenamos muchas horas y muchas
otras las tenemos que dedicar a descansar
porque si no, no puedes entrenar. Ese descanso lo puedes dedicar perdiendo el tiempo o leyendo y formándote en algo que te
interese. Leo cosas de economía, empresa,
mercados y eso me entretiene. En vez de
estar perdiendo el tiempo en otras cosas,
hago esto. Me tranquiliza que no todo sea
deporte, porque así tengo una salida
”.

Todo un ejemplo del que sentirse orgulloso y fan.