Palma apuesta por la eficiencia energética

Palma apuesta por la eficiencia energética

Hoy sábado es el Día Mundial de la Eficiencia Energética, y la reducción del consumo energético y un uso razonable de los recursos es precisamente una de las apuestas del Área de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sostenibilidad. De hecho, Palma es la única ciudad del Estado español que participa en ARV-Climate Positive Circular Communities, un proyecto coordinado por la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega –junto con otras ciudades del norte, centro y sur de Europa . Esta iniciativa está financiada por la convocatoria Green Deal de la Comisión Europea para investigar, poner en práctica y proporcionar directrices y un marco político para soluciones futuras basadas en la circularidad y en la eficiencia energética.


Éste es uno de los pasos que el Ayuntamiento de Palma ha dado en la lucha contra el cambio climático –en 2019 se adhirió al Pacto de Alcaldes para este objetivo. Otras medidas han sido la elaboración del Plan Estratégico 2016-2036 para que Palma sea una ciudad ecológica y saludable; el Plan de Acción de Energía Sostenible (PAES 2017) hacia la reducción energética y la dependencia del petróleo y del gas; y el Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible (PACES 2020) que en estos momentos se está redactando.


En cuanto al proyecto ARV, que involucra a seis ciudades europeas desde 2022 hasta 2025, se lleva a cabo en el nuevo Distrito de Innovación de Levante. Las actuaciones que propone esta iniciativa están relacionadas con el impulso de la rehabilitación energética, así como de las comunidades circulares energéticas. Uno de los objetivos principales es reducir el consumo energético utilizando como herramientas la economía circular y la participación ciudadana.


Por este motivo, el Área de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sostenibilidad ha puesto en marcha las siguientes actuaciones:

• Renovación energética a gran escala del barrio de la Soledat Sud mediante la colaboración público-privada.
• Fomento y creación de una Comunidad de Energética Ciudadana (CEC).
• Creación de un CitiLab, para informar, formar y capacitar a ciudadanos, jóvenes y profesionales del sector energético.
• Mejora de la eficiencia energética mediante el estudio del comportamiento energético de las viviendas y la incorporación de infraestructura verde.


En cuanto a CitiLab, llevará a cabo acciones formativas y campañas de sensibilización, con especial cuidado de los más jóvenes. Las actividades combinarán herramientas digitales, realidad virtual, pruebas de prototipos y visitas abiertas. Se trata de conformar una red de espacios de creación colaborativa y de impulso de las iniciativas ciudadanas, así como dar formación tecnológica en torno al conocimiento compartido y el talento social.

Los objetivos generales de este proyecto para el impulso de la transición energética son:
• Abordar la brecha generacional en cuanto a conocimientos y mejorar la toma de decisiones.
• Incrementar el debate social sobre la mejora del conocimiento a través de la educación.
• Apoyar proyectos transformadores y con retorno social.
• Desarrollar la participación y el trabajo en red hacia la innovación social y el fomento de la economía inclusiva y colaborativa.


Por otra parte, los objetivos específicos son:
• Ser un espacio de conexión e inclusión para acercar a la ciudadanía a los cambios que se están produciendo en el Distrito.
• Impulsar la participación ciudadana en el proceso de rehabilitación energética del barrio y en la producción de energías renovables.
• Hacer visible el potencial de la ciencia y de la tecnología para resolver los retos de la eficiencia energética.
• Compartir conocimiento.


CitiLab prevé llevar a cabo talleres, conferencias, exposiciones y también concursos para impulsar la participación ciudadana en el debate en torno a la sostenibilidad, la energía, las tecnologías digitales y la ingeniería, en conexión con el sistema educativo y haciendo de la integración social uno de sus baluartes.