Tranvía hasta el aeropuerto de Palma

Tranvía hasta el aeropuerto de Palma 2

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha firmado hoy un protocolo con la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para construir una línea de tranvía entre el centro de Palma y el Aeropuerto Sont San Joan. Mitma se compromete así a financiar al 100% el Tramo I del nuevo Tranvía de la Bahía de Palma desde el año que viene, en el marco de la estrategia del Gobierno de impulsar la descarbonización de la movilidad y de las infraestructuras del transporte por su peso en la transición energética. En este sentido, la actuación ya cuenta con una dotación de 20 millones de euros en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2023.

«Hace cinco meses me comprometí con la presidenta Armengol a que el Gobierno de España financiaría el primer tramo del tranvía de Palma y hoy firmamos el protocolo para formalizar ese compromiso. Es una magnífica noticia, porque el tranvía representa una infraestructura clave en el Plan Director Sectorial de Movilidad de las Islas Baleares, cuyo objetivo es transformar la movilidad urbana y el transporte público en esta ciudad», ha asegurado la ministra tras rubricar el acuerdo.

El tranvía

El Tramo I del nuevo tranvía conectará el centro de Palma, desde la Plaza de España, con el Aeropuerto a través de la costa, en un trazado de 10,8 kilómetros. Según las estimaciones del proyecto, el corredor de transporte público podría atender a una demanda del 27% del transporte público, con 5,3 millones de pasajeros al principio de su explotación y crecer hasta los 6,5 millones en diez años.

En este punto, cabe señalar que, con la entrada en funcionamiento de esta línea, se prevé que la cuota modal del transporte público alcance el 60%, incluyendo autobús, taxi y tranvía, entre los viajeros que se desplazan habitualmente entre el centro de la ciudad y el aeropuerto, que en 2019 movió casi 30 millones de pasajeros. Una infraestructura en la que se están ejecutando actuaciones para mejorar su operativa y sostenibilidad.

La construcción de este primer tramo permitirá la conexión ferroviaria con el Hospital de Son Espases, que cuenta con 824 camas y 5.000 trabajadores, y al que acuden cada día una media de 15.000 personas. No en vano, la actuación forma parte de un proyecto más ambicioso que contempla la construcción en tres fases, el mantenimiento y la operación de una línea tranviaria desde el hospital de Son Espases hasta s’Arenal de Llucmajor, pasando Can Pastilla y el aeropuerto de Palma. El gobierno balear será el responsable de desarrollo del proyecto en su totalidad, incluida la explotación, mediante la implantación de diversos servicios en función de la demanda y las necesidades de cada una de las zonas. 

«El tranvía contribuirá a potenciar uno de los motores económicos de la isla, como es el aeropuerto Sont San Joan; cumplirá con una importante función social al mejorar y facilitar el acceso a un servicio esencial para los ciudadanos, como la atención sanitaria, y tendrá un gran valor como vehículo de conectividad en la ciudad a tener una parada a 300 metros del Palacio de Congresos», ha explicado la ministra durante su intervención. Y es que, esta nueva infraestructura ayudará a cumplir los objetivos del Ministerio de potenciar el uso del transporte público, mejorar la movilidad de las ciudades, minimizar el consumo energético y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

«Entendemos la movilidad como un derecho de los ciudadanos y para preservarlo hemos diseñado toda una estrategia basada en los principios del respeto al medio ambiente, la eficiencia energética y la lucha contra el cambio climático. A los que añadimos la digitalización como una herramienta indispensable para conectar las infraestructuras con los servicios y los ciudadanos. Estos principios son la base de nuestra Estrategia de Movilidad, Segura y Conectada y constituyen el armazón de la ley de Movilidad Sostenible», ha explicado la ministra después de señalar que el plan de Baleares encaja en los objetivos del Ministerio.

Apuesta por Baleares

Raquel Sánchez ha aprovechado su visita a Palma para ratificar que el compromiso del Gobierno de España y de Mitma con el desarrollo de las infraestructuras del transporte del archipiélago es absoluto.

Así, en los últimos cuatro años se invertido cerca de 2.000 millones de euros en el territorio, un tercio más que lo realizado por administraciones anteriores. «Y lo seguiremos haciendo en 2023, ejercicio en el que prevemos incrementar el gasto total de inversión hasta alcanzar los 500 millones de euros», ha destacado la ministra. 

En esta inversión, destacan los fondos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de los que ya se han asignado a Baleares más de 200 millones, incluyendo más de 18 millones correspondientes al Programa de rehabilitación sostenible y digital de edificios públicos, que permitirán rehabilitar un total de 22 edificios como, por ejemplo, la Estación Marítima de Menorca, el Hospital Términus de Palma, o la Universidad y el Hospital Joan March de Bunyola que verán totalmente renovados sus sistemas de climatización.

También en materia de vivienda, Sepes va a adquirir una parcela de 2.579 m2, propiedad del Ministerio de Defensa en Mahón donde se construirán 44 viviendas de alquiler asequible. Esta operación se suma a las que el Ministerio ya en marcha en Son Busquets y Can Escandell, lo que prueba la voluntad de contribuir a paliar el problema del acceso a la vivienda en las zonas más tensionadas en Baleares.

«Finalmente querría recordar otras dos transferencias significativas. En primer lugar, las bonificaciones del Mitma a las empresas de transporte de mercancías. Son ayudas que podrán acumularse a las ayudas derivadas de los reglamentos de minimis, dentro de los nuevos máximos establecidos, al amparo del Marco Temporal de ayudas por la invasión de Ucrania. Una compatibilidad que mantendremos en 2023, tras haber obtenido la autorización de la Comisión», ha aseverado Raquel Sánchez, antes de destacar el esfuerzo extra realizado para garantizar la gratuidad del tren en Palma y aumentar los descuentos en el transporte público en las islas en 2022 con el objetivo de impulsar el uso del transporte y ayudar a los ciudadanos frente al alza de los precios.